Whatsapp Whatsapp
Telefon Llame ahora

Trasplante capilar: ¿qué es y qué tipos hay?


La técnica del trasplante capilar es un tipo de cirugía que se ha popularizado de un tiempo a esta parte, ya que permite revertir la pérdida de cabello de forma permanente mediante un método quirúrgico sencillo e indoloro. Son cada vez más personas las que se plantean someterse a esta intervención, pero al tratarse de una operación estética lo más recomendable es contar con la máxima información posible al respecto. Aunque a menudo se habla de trasplante capilar como una única técnica, lo cierto es que dentro de la cirugía capilar existen diversos procedimientos, y algunos son más adecuados que otros en función del nivel de pérdida de pelo.

En este artículo voy a explicar en qué consiste un trasplante capilar, puesto que seguramente solo conoces de oídas el resultado, y cuáles son las técnicas que se emplean para llevarlo a cabo.

En qué consiste un trasplante capilar

El término trasplante hace referencia a extraer algo de un lugar e introducirlo en otro. Se llama trasplante capilar al injerto de pelo porque supone precisamente un traspaso del cabello, pues se extrae de una zona del cuero cabelludo y se implanta en otra.

En la cirugía capilar se diferencia entre la zona donante y la zona receptora. La zona donante es un área del cuero cabelludo en la que hay folículos pilosos válidos, en tanto que la receptora es la alopécica. Un trasplante capilar consiste en extraer cuidadosamente las unidades foliculares de la zona donante, que suele encontrarse en la parte posterior o lateral del cuero cabelludo, para introducirlas en el área receptora. Una vez se extraen, se tratan minuciosamente con un compuesto químico para prepararlos de cara al injerto capilar, y a continuación se crean micro canales en la zona receptora para introducir los folículos.

Con respecto a qué es un injerto, el motivo por el cual llamamos a este implante de pelo «injerto capilar» es porque el término injerto refiere un organismo que se asienta sobre otro ya existente para crecer como uno solo. En esto consiste el injerto capilar: la unidad folicular que se traslada de la zona donante a la receptora se injerta donde una vez hubo pelo, comenzando así a crecer de nuevo.

Procedimiento del microinjerto capilar

Pese a que existen varios procedimientos para llevar a cabo la implementación de los folículos, todas las técnicas tienen unos primeros pasos en común. En base a la experiencia del médico y a los designios del paciente, se dibuja la línea frontal que servirá como límite para el implante de pelo, buscando en todo momento la máxima naturalidad en el resultado final. A continuación, se emplea anestesia local para adormecer al paciente, motivo por el cual toda técnica de injerto capilar es indolora, y se procede a la extracción, tratamiento e introducción de folículos.

La extracción de los folículos tiende a realizarse de la misma forma, independientemente de la técnica que se vaya a emplear para el injerto. Suele utilizarse un punch motorizado, un utensilio quirúrgico con un diámetro normalmente inferior al milímetro, que se introduce bajo la dermis alcanzando la base del bulbo folicular y respetando la direccionalidad del cabello, pues resulta de vital importancia a lo largo de todo el proceso no modificar o alterar la orientación natural del pelo. No obstante, hay técnicas en las que la herramienta que se utiliza para la extracción es otra, en lugar del punch, como es la técnica DHI, en la que se emplean plumas específicas.

Técnicas y tipos de injertos

Existen múltiples formas de realizar un injerto capilar, si bien no todas ellas son adecuadas para todos los tipos de pelo. Estas son las técnicas más utilizadas en la actualidad para llevar a cabo los diferentes tipos de trasplantes.

Técnica FUE

La técnica FUE se ha posicionado como la más utilizada hoy en día. Se trata de una técnica segura e indolora cuya eficacia ha sido demostrada en numerosas ocasiones, de ahí que la mayoría de las clínicas de cirugía capilar oferten esta técnica como la principal.

Consiste en la extracción de las unidades foliculares y en la introducción de estas en los nuevos canales de la zona receptora. Al ser la técnica más conocida es en la que se basan otras tantas, por lo que su procedimiento es el más común. Una vez se han extraído los folículos, se tratan minuciosamente bajo el microscopio y se procede a la implementación de cada uno de ellos en el área alopécica del paciente. La intervención puede durar varias horas, dependiendo de la cantidad de folículos que hayan de extraerse e injertarse, pero se trata de una operación muy sencilla tras la cual el paciente puede marcharse a casa con tranquilidad. El postoperatorio es, pues, muy llevadero, y la recuperación bastante rápida.

Técnica FUE Zafiro

La técnica FUE Zafiro sigue un procedimiento idéntico al de la técnica FUE, puesto que más que un método nuevo es una variación de este último. La única diferencia, aunque bastante notable, es que en lugar de utilizar cuchillas de acero para abrir los microcanales en los que se implantan los injertos utilizan hojas de zafiro.

El material y la anatomía de estas hojas permite que el canal sea mucho más fino y preciso, lo que conlleva una inserción mucho más eficiente. Al abrir un canal más pequeño, el tejido se ve también menos dañado, por lo que la recuperación es más rápida.

Técnica DHI

La técnica DHI se diferencia en gran medida de la técnica FUE y de la técnica FUE Zafiro, puesto que todo el procedimiento, incluyendo la extracción de los folículos, es diferente y se utiliza un instrumental quirúrgico distinto. En tanto que en las dos anteriores extraen, tratan e implantan, la técnica DHI utiliza unas plumas implantadoras llamadas «implantador DHI» o «plumas choi» (de ahí que en ocasiones se denomine a esta técnica «método choi»).

Las agujas que se utilizan en este procedimiento tienen una punta hueca en la que se introduce el folículo al extraerse, y conforme se extrae se implementa en la zona alopécica, es decir, no se somete a ningún tratamiento previo. Esta técnica supone ciertas ventajas, puesto que el folículo pasa menos tiempo fuera del cuerpo, lo que implica un injerto más fuerte. Además, mediante esta técnica se puede alcanzar una mayor densidad de cabello.

No obstante, es preciso tener en cuenta que esta técnica solo está orientada a personas con una pérdida de cabello de nivel bajo. En esta misma línea, debido a las medidas de las agujas que se utilizan, hay tipos de pelos con los que no funcionan correctamente, ya sea por su grosor o por su estructura, por lo que el uso de esta técnica es solo decisión del cirujano capilar.

Otros usos del trasplante capilar

Aunque la cirugía capilar se ha popularizado sobre todo por los injertos en el cuero cabelludo, las innovaciones tecnológicas han permitido que esta técnica vaya un paso más allá. Hoy en día pueden realizarse injertos capilares tanto en la cabeza como en la barba, bigote, cejas o patillas, o incluso a lo largo del cuerpo si ese es el deseo del paciente.

Haartransplantation Türkei - Dr. Emrah Cinik has 4.86 out of 5 stars | 1937 Reviews on ProvenExpert.com