Whatsapp Whatsapp
Telefon Llame ahora

El estrés y cómo evitar la caída del pelo


La pérdida de cabello puede venir originada por diversos motivos. Si bien el más común se debe a lo que conocemos como la calvicie común, que es la alopecia androgénica, y que se trata de una predisposición de nuestro pelo a desprenderse, también hay otras causas que pueden ser fácilmente reversibles y que dependen mucho más del entorno que nos rodea.

Una de las principales preocupaciones de muchas personas es perder el pelo a raíz del estrés, ya que se trata de algo mucho más habitual de lo que pensamos. Enfrentarse a una situación de estrés o angustia prolongada es una de las principales causas de la pérdida de pelo, puesto que el estrés altera nuestra química y afecta al cuero cabelludo. Aun con todo, es preciso tener en cuenta que este tipo de caída es fácilmente prevenible, ya que no depende de la genética sino de nuestras circunstancias, y también reversible, en tanto que, una vez finalice la situación de estrés, el pelo volverá a crecer naturalmente.

Existen maneras de frenar la caída del cabello y de evitar llegar a ese extremo aun en situaciones de estrés, pues basta cuidar los demás factores que pueden afectar a nuestro cuero cabelludo.

¿Por qué el estrés provoca la caída de pelo?

El estado anímico de una persona tiene mucha repercusión en su físico, de ahí que situaciones de estrés o de tensión emocional puedan acarrear molestias físicas o efectos adversos como es, precisamente, la pérdida de pelo.

Es verdad que se te puede caer el pelo por estrés, y esto se debe a que las situaciones de estrés propician una creación mayor de una hormona llamada cortisol. El cortisol, pese a tener efectos negativos, es una hormona necesaria en nuestro organismo siempre y cuando se genere en su justa medida, ya que se encarga de subir los niveles de azúcar en sangre y contribuye a regular el metabolismo de determinados alimentos.

No obstante, cuando el cuerpo se ve sometido a una situación de estrés prolongada, los niveles de cortisol se incrementan y se da lo que conocemos como alopecia nerviosa. El cortisol impide la correcta llegada de sangre al cuero cabelludo, ya que ralentiza la circulación, lo que deriva en una insuficiencia nutricional en el cabello. Esto afecta de manera directa a la calidad del pelo, volviéndolo cada vez más quebradizo, hasta el punto de impedir su crecimiento normal.

Cómo evitar la caída del pelo

Si el problema de la pérdida de pelo radica en una situación de estrés, es lógico pensar que lo ideal para frenar esta caída sea desestresarnos. Esto, no obstante, es algo mucho más fácil de decir que de hacer, ya que normalmente el estrés viene originado por un factor externo que no podemos controlar. Lo que sí podemos controlar es la manera en que administramos la tensión.

El estrés es algo que puede afectar no solo a la salud del cabello sino también al organismo, por lo que resulta muy importante saber cómo mantenerlo bajo control. No existe ninguna técnica universal que pueda ayudar a todo el mundo a superar el estrés de la misma manera, pero hay dos formas muy eficaces de combatir la ansiedad.

  • Practicar deporte. Hacer ejercicio es la manera más eficaz para desestresar al cuerpo y, también, para prevenir la caída del pelo por estrés. Practicar actividad física incrementa los niveles de endorfinas de nuestro organismo y reduce el cortisol, que es la hormona que provoca la caída capilar, por lo que se trata de un método especialmente recomendable.
  • Técnicas de relajación. Este modo de reducir la tensión es algo menos popular, ya que no a todo el mundo le funciona. No obstante, hay diversas técnicas de relajación que pueden adaptarse a ritmos de vida de cualquier naturaleza, y resultan especialmente prácticas para destensar los músculos y disminuir el nivel de estrés.

Remedios caseros para la caída del pelo

Cuando se comiencen a notar los primeros signos de pérdida de cabello, lo ideal es acudir a un médico especialista para localizar el origen de la pérdida de pelo. Si efectivamente se trata de alopecia nerviosa, es posible recurrir a medicamentos para paliar el estrés y prevenir la pérdida, pero existen remedios caseros para la caída del pelo que también pueden resultar útiles.

  • Mejorar la alimentación. Los hábitos alimenticios es un factor indispensable para que el pelo crezca sano, por lo que, en caso de que estemos ante una situación de estrés que no podemos evitar, es recomendable centrarnos en otros factores que pueden afectar a nuestro cuero cabelludo y comenzar a cuidar nuestra alimentación, tratando de incluir en nuestra dieta suplementos que protejan al pelo del cortisol.
  • Productos capilares. No es necesario recurrir exclusivamente a champús o lociones de parafarmacia. Hay productos naturales que podemos obtener y utilizar en casa con total seguridad, y que pueden ayudar a evitar la caída capilar. El aceite de argán, el de avellana y el de ricino son los productos naturales más populares para frenar la pérdida de pelo, y pueden implementarse con naturalidad durante las duchas.

¿El pelo que se pierde por estrés vuelve a crecer?

Cuando una persona comienza a perder pelo, su principal preocupación es que pueda no volver a crecerle. Hay determinados tipos de alopecia en los que el pelo perdido no se recupera, como es el caso, precisamente, de la alopecia androgénica, aunque en este tipo de problemas también tienen fácil solución gracias las técnicas de injerto capilar actuales. Es importante conocer cómo evitar la caída del pelo por estrés, pero también es recomendable conocer qué es lo que ocurrirá después o si se trata de una alopecia reversible.

Afortunadamente, lo que causa la alopecia en estos casos es que los folículos no reciben sangre ni suficientes nutrientes como para seguir con un crecimiento sano. Este aumento de cortisol es lo que perjudica de manera directa al pelo en situaciones de tensión, por lo que, cuando el estrés desaparezca, los niveles de cortisol disminuirán y el pelo volverá a recibir sangre y nutrientes. No se trata de pelo que se ha desprendido por estar genéticamente predispuesto a ello, sino de un folículo que ha dejado de ser alimentado.

Así pues, en cuanto se restaura la situación de normalidad y el cortisol se reduce, el pelo volverá a crecer con total normalidad, ya que el folículo sigue vivo y sano, sencillamente dejó de recibir nutrientes durante un período de tiempo. Debido a esto, se trata de una alopecia reversible, que merece la pena prevenir pero que no resulta permanente en caso de sufrir una pérdida de pelo severa.

Haartransplantation Türkei - Dr. Emrah Cinik has 4.86 out of 5 stars | 2002 Reviews on ProvenExpert.com